Si estás pensando en las vacaciones de este año, pero tu bolsillo anda un poco tocado, aquí tienes una serie de consejos que te permitirán viajar sin arruinarte
billetes-baratos

 

Qué contento se pondría Phileas Fogg, el personaje de Julio Verne, si supiera de las oportunidades que ofrece hoy en día internet. Seguro que se atrevería a subir la apuesta y rebajaría la vuelta al mundo a menos de 80 días. Y, lo que es mejor, se alegraría de saber que es posible saltar de país en país a precios económicos. Eso sí, hay que saber algunos trucos, que te contamos a continuación:

1. Los cupones: ¿Sabes que en Estados Unidos muchos clientes llevan sus carteras cargadas de tickets de descuento? Es muy común que los comercios envíen códigos que, al aplicarlos, suponen una rebaja en el monto fin.
Pues se trata de llevar esta misma idea a la red. Seguro que muchas veces, cuando compras on line, has visto la pregunta «¿tienes un código descuento?». Pues está ahí por algo. Es decir, porque hay, sí o sí, un número que, al introducirlo, te hará que el producto te salga unos euros más barato. Puedes encontrarlo haciendo una búsqueda en Google (por ejemplo, si estás a punto de pagar un billete de avión, escribir «descuento y Iberia) o bien puedes acudir a una página especializada, como Cuponation. Es sencillo: metes la compañía que te interesa en su buscador y te dirá si existe un descuento.

2. Seguir páginas de Facebook creadas por expertos viajeros. No imaginas la cantidad de gente que está dispuesta a compartir información útil sobre cómo ha encontrado gangas para recorrer el mundo. Viajeropedia, Guía Low Cost o Viajeros Callejeros ofrecen consejos, ideas y, sobre todo, resultados de búsquedas (400 euros por ir y volver a China desde Madrid o plantarse en Antananarivo, Madagascar, por 530, también con vuelta).

3. Te preguntarás cómo encuentran vuelos tan económicos estas páginas. Hay un par de secretos: la disponibilidad de fechas y un sitio llamado Skyscanner, que repasa todas las webs de las aerolíneas del mundo para obtener la mejor combinación. Además, como otras del estilo, tiene una opción que te permite crear una alerta para que te avisen cuando salga una oferta del destino que deseas.

4. Di sí a las escalas. Aceptar pasar unas horas en algún aeropuerto y no optar por la conéxión aérea directa puede ayudarte a ahorrar unos cuantos cientos de euros.

5. Elige bien la forma de pago. Hacerlo con algunas tarjetas de crédito tiene recargo, con otras no te cobran nada y con las de las propias compañías puedes obtener interesantes descuentos.

6. ¿Has pensado la importancia de la hora? Algunos estudios demuestran que comprar los billetes a partir de las seis de la tarde hace que salgan mejor de precio. Y volar de tarde-noche también es más barato.

7. Antelación. También es un hecho constatado por viajeros con experiencia que la previsión a la hora de adquirir los tickets permite gastar menos. Si estás interesado en volar, por ejemplo, en octubre, hacerte con los billetes en febrero o marzo te supondrá un ahorro.

8. Investiga. ¿Alguna vez has pensado que hacer la ida con una compañía y el regreso con otra puede ser una opción muy acertada para tu bolsillo?

9. Borrar las cookies del navegador de internet. En algunas webs de viajeros sospechan que las aerolíneas utilizan esta información en nuestras búsquedas. Es decir, si has buscado varias veces pasajes a Cuba, sabrán que te interesa mucho y subirán los precios de ese destino. Por eso, este pequeño ‘truco casero’ supone eliminar la información de navegación y permite partir de cero en nuestras ‘pesquisas’ para encontrar el mejor precio.