Quinta Pedregal, espacio de memoria

La puesta en venta de la Quinta Pedregal, que sirvió en la posguerra como centro de reclusión y torturas, ha sacado a la luz el debate sobre la resignificación de los lugares marcados por el horror, habitual en países como Alemania, pero, hasta la fecha, inexistente en España

Siete vidas bajo el mar

De todos los años que le quedaron por vivir -y murió hace diez-, Lucio Torrente no olvidaría la tarde del domingo veintiocho de mayo de 1978. Aquel día, quizás por vez primera, acarició un cuerpo inerte y, con sus propios brazos, modelados a fuerza de batirse contra el mar, lo devolvió a la vida

Cuatro lugares asturianos de leyenda… bélica

El lugar de Llodos (Grao) no transmite, en la actualidad, otra cosa más que paz. Cuesta casi pensar que aquí, si hacemos caso a las hipótesis de Juan Uría Ríu, murieron casi setenta mil moros al servicio del emir Hixam y comandados por Abd-al-Malik ibn Abd-al-Wahid ibn Mughith (¡menudo nombre!)

De toros y tocados. Cuando Carlos I llegó a Asturias

Este año se harán quinientos desde que Carlos de Habsburgo pisara por primera vez tierra castellana. Lo hizo en Asturias, en Tazones, concretamente, el 19 de septiembre de 1517. Una de las cosas que más sorprendió al séquito flamenco que le acompañaba fueron los imposibles tocados con que las mujeres asturianas recibieron al monarca

Las ausencias que dejaron los Picos

Los Picos de Europa esconden tantas bellezas como tragedias entre sus rocas. Lo escarpado de sus perfiles, los metros de pura piedra que se elevan, orgullosos, sobre el suelo y las simas que lo rompen en dos, acompañado, todo ello, de una climatología no poco traicionera, ha propiciado que sinfín de tragedias, a veces jamás resueltas, marquen a hierro y fuego su leyenda

Cien años del último vampiro asturiano

El miércoles 18 de abril de 1917 nació la leyenda de Ramón Cuervo, aciagamente pasado a la historia con el sobrenombre de «el vampiro de Avilés». Mató, provisto de un cortaplumas, al niño Manolín Torres, de siete años, pensando que bebiendo su sangre se curaría de la tisis que ya le invadía las entrañas… y la razón

Lerín, la gesta de un gigante

El nueve de abril de 1944, la victoria ante el Betis en El Molinón hizo al Sporting ascender a Primera División por primera vez en su historia. Andrés Lerín, el guardameta que defendía la portería del equipo rojiblanco, escondía tras de sí una triste historia: su compromiso político anterior a la Guerra Civil había marcado, y marcaría, su carrera futbolística