---- De la A de ‘Ana’ a la G de ‘Gisele’, ¿Por qué se pone nombre a las borrascas? | Asturmix

 

Por orden alfabético y alternancia de género, se trata de facilitar la comunicación y sensibilizar a la población sobre los fenómenos en ciernes

Ana’, ‘Bruno’, ‘Emma’, ‘Félix’ y, el último, ‘Gisele’. Desde el pasado mes de diciembre, la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología), junto con MéteoFrance y el IMPA de Portugal, asigna un nombre propio a las borrascas más profundas, de carácter atlántico, que alcanzan a España, Francia y Portugal y que supongan alto riesgo para las personas y los bienes materiales. Es decir, las que alcancen el nivel de alerta naranja.

El motivo por el que se les asignan nombres de persona es facilitar la comunicación y sensibilizar a la población sobre las fuertes lluvias, rachas de viento, frío polar y nieve en cotas bajas que traen consigo estos frentes. Estudios sociológicos realizados en Reino Unido en Irlanda, países en los que era habitual esta práctica, han demostrado que los ciudadanos asimilan más fácilmente los posibles efectos adversos y permanecen más atentos a las recomendaciones de seguridad si ‘se trata de tú’ a la borrasca.

En esta regla nominal se ha establecido un orden alfabético y la alternancia entre nombres de mujer y de varón.

Ni Úrsula ni Yago

Ya llega ‘Gisele’. Tras ella vendrá ‘Hugo’ y la nomenclatura continuará con Irene, Jose, Katia, Leo, Marina, Nuno, Olivia, Pierre, Rosa, Samuel, Telma, Vasco y Wiam. En total una lista de veintiún nombres correspondientes a veintiún letras de alfabeto latino. Efectivamente, el abecedario tiene más -sin contar la ñ puesto que solo existe en castellano-, lo que significa que, siguiendo con la norma usada para denominar a los huracanes, no habrá borrascas cuyos nombres empiecen por Q, U, X, Y o Z, como Úrsula o Yago, por citar algunos ejemplos.

Ya han pasado por nuestro país seis borrascas. Primero fue la «tormenta histórica» ‘Ana’, que llegaba a la costa asturiana el pasado 9 de diciembre. Quince días después, éramos testigos de que ‘Bruno’ cumplía con su amenaza de viento y nieve. Con la llegada del Año Nuevo llegó ‘Carmen’ y poco después, ‘David’.

A principios de este mes, el frío polar se extendió a toda la península y la nieve incluso llegó a la playa de San Lorenzo. Lo provocó ‘Emma’, con su temporal siberiano.

Y ‘Félix’ fue el nombre de varón más mencionado en las últimas semanas por quienes suelen recurrir a la meteorología como principal tema de conversación, aunque su paso no fuera para tanto. Por último ‘Gisele’ advertía furia en Asturias, pero su ‘rabia’ fue contenida. Ya estamos preparados para el siguiente.