Objetos antiguos vuelven a colarse en la actualidad para que los más pequeños descubran que tienen ante sus ojos. Nuestros mayores, en cambio, se enfrentan a artilugios de última moda. La cara de sorpresa de ambas generaciones no tiene desperdicio