Porque, en ocasiones, una minoría deja en mal lugar a la mayoría. Por eso, para aquellos que no han entendido que esto es un juego de niños y no de mayores, hemos elaborado esta lista que esperamos que se difunda con vuestra ayuda, los progenitores que abogáis por el compañerismo, la ilusión y, en definitiva, los valores de este deporte

ilustracion-ninos-futbol

«A las seis tienes que estar en el cole para coger el autobús», le dice el padre de Sergio al pequeño, que esa tarde tiene partido de fútbol contra un equipo de un pueblo cercano.

Sergio tiene seis años. Una aún corta vida llena de inocencia, de ganas de jugar a cualquier hora, de entusiasmo, de sonrisa perenne. Le gusta el fútbol. Si por él fuera, se pasaría el día dándole patadas al balón. Siempre, siempre, siempre intenta engañar a alguien para sacarle a la calle y arrastrarlo al ‘prao’ para que haga de portero. O de delantero, según las ‘necesidades técnicas’ que haya ese día.

Cuando está en el terreno de juego ‘oficial’, con los del cole, los nervios le traicionan. Pero él no lo sabe. A él le sigue apasionando este deporte. Sergio no sabe ni de buenos, ni de malos, ni de ganar, ni de perder. Sergio sabe de lo bien que se lo pasa con sus compañeros, de lo mucho que les quiere, de la satisfacción que siente al tenerlos como amigos. Son una piña.

El mundo está repleto de sergios. Críos con suerte que han topado con padres y entrenadores que les están enseñando simplemente valores. Ojalá todos los sergios tuvieran la misma suerte. Pero no. Es inevitable pensar en lo que está ocurriendo en la actualidad en los campos de fútbol base: los adultos se pelean ante sus ojos, creyéndose directivos del Madrid o el Barcelona, haciendo el ridículo y atemorizando a sus propios hijos, que no entienden por qué sus referentes pierden así los papeles.

Por eso desde Asturmix hemos decidido decir ¡basta ya! Y, como no queremos quedarnos en las palabras, hemos pedido ayuda para elaborar un decálogo de buen comportamiento de los padres en los partidos de fútbol. El gijonés Borja Prada, exfutbolista, exentrenador y, en la actualidad, masajista de La Piloñesa, tiene una premisa: «Lo importante en el fútbol base es educar, formar y hacer ver a los niños que para poder llegar a donde están sus ídolos se requiere esfuerzo, humildad, trabajo, constancia y saber acatar las órdenes de la gente del club al que pertenezcan. Los padres deben saber que solo pueden y deben disfrutar de los partidos de sus hijos, sin decirles a los niños/entrenadores lo que deben hacer», explica. «Porque a ellos tampoco les aparecen sus respectivos padres gritándoles cómo deben soldar una pieza o servir un café, ¿a que no?», añade.

Partiendo de ahí, sus diez puntos son claros:

1- Mantenerse al margen de las decisiones del entrenador sobre el chaval. No sois Guardiola, ni Mourinho, para dar órdenes.
2- No exaltarse con el arbitraje. A esas edades los árbitros también son educadores de un juego en el que vuestros hijos deben conocer las normas al cien por cien.
3- Lo único que quieren los niños es que llegue el fin de semana para jugar. No le ensucies su día avergonzándolo en el campo.
4- Preocúpate de cómo lo ha pasado los minutos que ha jugado, no de cuántos goles marcó o de por cuánto ganaron al equipo contrario. No reciben miles de euros por quedar Pichichi.
5- Asumid que no son Messi, ni Cristiano Ronaldo. Son niños, quieren jugar, disfrutar y aprender junto a sus compañeros.
6- Parece lógico, pero no es buena idea acudir a los campos en estado de embriaguez. Para eso estan los bares. Sois el espejo en el que se reflejan los pequeños.
7- Con cada voz que le pegáis a vuestro hijo sobre lo mal que ha realizado un pase, fallado un gol, etcétera, solo conseguís que se ponga nervioso.
8- Fomentar el compañerismo y los valores del fútbol como deporte, no como un negocio. Solo 1 de cada 1000 niños saca de pobres a los padres. Probablemente no sea el tuyo.
9- Intenta transmitir al crío la importancia de la disciplina. En ocasiones los equipos no les fichan porque dudan de su comportamiento en una futura formación.
10- Y, por último, y lo más importante, disfrutad, divertíos con vuestra pareja, abuelos, tíos, primos o sobrinos que vayan a verle jugar. Pasad lo más inadvertidos que sea posible.

Bonus track: No lo olvides, los protagonistas son ellos.

La Policía interviene en la disputa de dos madres en un partido de prebenjamines en Gijón
Detenido por romperle un dedo al árbitro durante un partido de fútbol 7
La vergonzosa pelea entre dos padres en un partido de juveniles en Gran Canaria
Batalla campal entre padres en un partido de infantiles en Mallorca
El Gobierno de La Rioja iniciará acciones legales por la pelea en un partido de juveniles

Agradecimentos a Masaldú, especialistas en quiromasaje en Gijón: http://www.masaldu.es