El buen tiempo trae consigo las ganas de disfrutar al aire libre. Comer en el campo sobre una manta, disfrutar de una barbacoa en la naturaleza o practicar algún deporte son algunas de las posibilidades que se plantean y todas ellas confluyen en las áreas recreativas. El mapa de Asturias está salpicado de estos equipamientos públicos que constituyen una gran alternativa para compartir momentos de ocio estival con la familia o los amigos. No todas cuentan con los mismos servicios y, según su ubicación y características, permiten diferentes actividades, por lo que es recomendable informarse antes de emprender el viaje. Sin embargo, es imposible no encontrar un lugar que concite los gustos de todos. Aquí van algunas ideas.

1. Folgueiróu (Illano)

illano-piscina
En la cuenca media del Navia, en un paraje de montaña, se encuentra el área recreativa de Folgueiróu. Mesas y bancos se distribuyen en una extensa superficie de terreno acondicionada en las inmediaciones de un campo de fútbol que dispone de un bar de temporada. Sin embargo, su principal atractivo es su original piscina, uno de los reclamos turísticos más destacados del concejo de Illano.  Se trata de una construcción que simula una fortificación romana, ya que la zona de baño y solárium están protegidos por quitavientos de piedra. Sin duda, un lugar para relajarse y disfrutar.

2. Sollovio (Illas)

illas
La piscina también es el principal reclamo del área recreativa de Sollovio, en Illas. Es la única de Asturias que se nutre de agua fluvial y el río Faxeras circula de manera ininterrumpida por los tres vasos artificiales del complejo. Se evita así el estancamiento de agua y la utilización de químicos. La sensación de estar bañándose en un río se ve incrementada por el diseño serpenteante de la piscina y el manto de cantos rodados que cubre el fondo. El área recreativa se completa con mesas distribuidas entre el arbolado, un merendero y un parque infantil. Ideal para todos los públicos.

3. El Arenero (Tineo)

arenero
El área recreativa de El Arenero, en El Crucero, es una de las propuestas del concejo de Tineo para disfrutar del ocio y el deporte al aire libre. Y es que la dotación del espacio verde complementa a un coto de pesca intensiva dedicado al disfrute y la promoción de la pesca sin muerte. En las instalaciones de El Arenero se organizan también actividades de concienciación medioambiental, cuyo mayor exponente es la propia laguna, resultado de la recuperación de una antigua cantera de áridos.

4. Moniello (Gozón)

moniello
La costa asturiana está salpicada de áreas recreativas que son auténticos miradores al Cantábrico. Un buen ejemplo es la de Moniello, a poco más de un kilómetro de Luanco, que en el año 2003 se convirtió en el primer parque-playa del Principado. Las mesas y bancos en los que disfrutar de un picnic se distribuyen por un extenso campo desde el que se puede contemplar una gran franja del litoral. A unos 400 metros de la playa de Moniello, dispone de zonas de juego para los más pequeños y senderos para pasear. Un gran espacio para compartir en familia.

5. La Pesanca (Piloña)

pesanca
Tierra adentro, en el corazón de un bosque de robles y castaños centenarios próximo a Espinaredo, se encuentra el área recreativa de La Pesanca. Su belleza natural se ve acrecentada por el dibujo del río Infierno, cuyo curso puede seguirse desde el área recreativa para descubrir saltos de agua y pozos en los que refrescarse en verano. En sus inmediaciones se localiza el Arboreto de Miera, un enclave de gran interés botánico por la diversidad de las especies arbóreas que acoge. Un lugar ideal para disfrutar del bosque asturiano.

6. Pozo San Fernando (Aller)

pozo-san-fernando
La naturaleza y la historia minera de Asturias se fusionan en el entorno del Pozo San Fernando, en el concejo de Aller. El castillete que destaca en este espacio único, que se utilizó hasta finales de la década de 1960 para bajar el carbón hasta la planta inferior de la explotación desde donde se sacaba por una galería, se encuentra al final de una senda verde que comienza en el pueblo de Orillés. La equipación propia de un área recreativa completa un escenario enmarcado por un frondoso bosque.

7. Trambesagües (Amieva)

trambesagues
La de Trambesagües, localizada cerca del pueblo de Santillán (Amieva), es una de las áreas recreativas más grandes del oriente de Asturias. Dispone de mesas, bancos, barbacoas, zona de juegos infantiles y entre la arboleda se pueden encontrar ‘cuerrias’, antiguas construcciones circulares de piedra en las que se echaban las castañas para que acabasen de madurar. Tesoros etnográficos que descubrir en familia en plena naturaleza.

8. Valdemurio (Quirós)

valdemurio
Las alternativas para disfrutar de un día al aire libre parecen no tener fin en el área recreativa de Valdemurio, en Quirós. Quienes quieran descansar y disfrutar cómodamente de una comida en el campo pueden optar por el merendero y la sombra de los árboles del lugar, mientras que los más activos se pueden decantar por hacer piragüismo en el embalse que baña el enclave o adentrarse a pie o en bici en la Senda del Oso, con la que conecta el área. Toda una invitación a practicar deporte de naturaleza.

9. Monte Deva, (Gijón)

monte-deva
El Parque del Monte Deva es uno de los espacios naturales más destacado de Gijón y abarca más de 220 hectáreas de las parroquias de Deva, Caldones y Santurio. Su red de senderos comunica equipamientos como el Centro de Interpretación de la Naturaleza, un apiario, un observatorio astronómico, zonas deportivas y sus dos áreas recreativas, Camino Forestal y El Pinar. Ambas disponen de mesas, bancos, barbacoas, agua potable y columpios y permiten disfrutar de una extensa vista del litoral oriental de Gijón. La vegetación autóctona del lugar es fruto de una intensa labor de reforestación desarrollada en los últimos años.

10. Monte Naranco (Oviedo)

naranco
Al igual que Gijón, Oviedo también tiene sus refugios para escapar, aunque solo sea por unas horas, del ajetreo del día a día. El área recreativa del monte Naranco es uno de esos lugares en los que disfrutar del aire libre. Se trata de un enclave de 31.000 metros cuadrados con merendero y zona de juegos infantiles desde el que, además, se obtiene una extensa panorámica de la capital asturiana. Cerca de este enclave, además de los conocidos monumentos prerrománicos, se encuentra el monumento del Sagrado Corazón, erigido por cuestación popular.