---- Diez manchas y diez soluciones | Asturmix

manchas

Las marcas que algunos productos dejan en la ropa parecen burlarse de uno cuando sacamos la prenda una y otra vez de la lavadora y comprobamos que siguen ahí. Pues bien, sus días están contados.
La lavadora no es la solución para todas las manchas. El café, la tinta, el vino o el tomate pueden dejar unas marcas en la ropa que, como si se estuviesen burlando de uno, siguen adheridas a las prendas pese a la lejía, los detergentes especiales o los quitamanchas. Sin embargo, la sabiduría popular tiene solución para estos problemas. Aquí van algunos trucos para eliminar diez tipos de manchas que pueden ser un verdadero quebradero de cabeza.

Manchas de vino: actúa rápido. Echa sal sobre la mancha para que la absorba o agua carbonatada. Luego será más fácil eliminarla.

Manchas de salsa de tomate: el truco es dejar la prenda en remojo con detergente pero, si la marca está seca y tiene mucho tiempo, lo ideal es echarle vinagre al agua.

Manchas de tinta: no hay mejor solución que aplicar leche de vaca para eliminar las marchas de un bolígrafo. Otro método puede ser el alcohol o la acetona.

Manchas de sangre: si para la tinta vale el alcohol para la sangre también hay que ir al botiquín. El agua oxigenada es una opción fantástica. Se aplica sobre la mancha de sangre y se deja actuar unos segundos. Luego ya se puede lavar con normalidad. Si no se tiene agua oxigenada, se puede probar dejando la prenda a remojo con jabón unas horas.

Manchas de sudor: son especialmente llamativas en prendas blancas como camisas. Un buen truco es añadir bicarbonato a la lavadora. Este producto además elimina el mal olor. Otra opción puede ser colocar la prenda al sol durante varios días. ¡Te sorprenderá!

Manchas de césped: este truco le va a encantar a los padres cuyos hijos llegan a casa con las rodillas marcadas de jugar en parques y jardines. Lo ideal es colocar la prenda sobre un papel, verter sobre ellas un poco de vinagre blanco y frotarlas con un cepillo. La mancha debería quedar adherida al papel.

Manchas de grasa o aceite: parece imposible pero se pueden eliminar. Primero hay que quitar el exceso de grasa. A continuación se echa sobre ellas un poco de polvos de talco o harina y se deja actuar un poco para que absorba la grasa. Por último, se aplica lavavajillas.

Manchas de café: si el accidente se produce en un bar, lo primero que hay que hacer es echarle un poco de agua con gas. Una vez en casa, la mejor solución es aplicar agua oxigenada, dejar actuar y lavar con normalidad.

Manchas de esmalte de uñas: ¿no sabes cómo quitar las machas del esmalte de uñas? Pues la solución es tan sencilla como aplicar acetona, el mismo producto que se usa para quitarlo de las uñas y que sirve igual para las prendas.

Chicle: parece imposible quitar ese chicle que se ha quedo pegado a la ropa pero no es así. La solución es tan fácil como aplicar un poco de matamoscas. También vale meter la prenda en el congelador o aplicar un trozo de hielo sobre la misma. Cualquiera de estas tres soluciones te sorprenderá.