---- El Guardia Real y el turista, historia de una bronca | Asturmix

Tienen fama de imperturbables. Pero no. A la prueba nos remitimos. Un miembro de la Guardia Real Británica agarró un enfado monumental después de que un turista francés decidiese marcarse unos pasos de baile delante de él. La escena produce una sonrisa, ya que mientras el guasón turista interpreta una especie de coreografía ante una cámara justo entre dos soldados a la entrada del palacio de St James, en Londres,uno de los guardias no aguanta más y decide llamarle la atención. Tras un fuerte golpe con el pie en el suelo, le espeta. «”¡Eh, fuera de aquí! ¡Ya vino e hizo lo mismo ayer! ¡ Apague la cámara!».
Parece ser que los guardias reales están autorizados a actuar en estos casos, e incluso a detener al payaso de turno si éste no obedece sus órdenes.