El 27 de marzo de 1881, una manifestación multitudinaria unió a todos los asturianos con un propósito común: tirar abajo la estrambótica propuesta de los banqueros franceses que, por ahorrar costes, sugerían hacer pendientes del 3,5% para el ferrocarril destino Puente Los Fierros.