Cerca de 195.000 asturianos viven en zonas con problemas de acceso a redes de banda ancha en un año en el que Europa aspira a universalizar la conexión a internet con una velocidad de 10Mbps

No se libra ni uno. Todos los concejos asturianos tienen ‘zonas blancas’, áreas en las que una conexión a internet de alta velocidad aún parece cosa del futuro. Las cifras dan vértigo: más de 5.800 núcleos en los que están censadas cerca de 195.000 personas tienen problemas de acceso a las redes de banda ancha y, además, no está previsto que ningún operador revierta esa situación en un plazo de tres años. Pero no todo son sombras.

graficas1-internet
El informe ‘Cobertura de banda ancha en España a mediados de 2016’, publicado el pasado noviembre por la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, revela que Asturias no es de las provincias más ‘desconectadas’ de España. La cobertura de ADSL> 2 Mbps (megabit por segundo), que permite el acceso a internet a través de la red telefónica, alcanza al 78% de los hogares (frente al 90% de la media nacional y solo por encima de Galicia), pero en extensión de fibra óptica, la tecnología que más crece en España, el Principado supera en cuatro puntos al conjunto del país, llegando al 66% de los hogares. Las redes inalámbricas y de móvil, que cubre el 99% del territorio, satisface el resto de la demanda. Y lo hacen, además, a una velocidad aceptable para el usuario medio. El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital establece que la velocidad de conexión de la banda ancha de nueva generación es de 30 Mbps, un valor que pueden alcanzar el 80,6% de todas las conexiones activas del Principado, donde la cobertura de banda ancha a velocidades de 100Mbps ronda el 80%, diez puntos por encima de la media nacional.
A este pico ha contribuido la red pública Asturcón, que “alcanza en la actualidad a casi 60.000 hogares y empresas” y garantiza la conexión a internet de banda ancha a “un porcentaje aproximado del 10% de la población”, según datos de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo.
Esta red es la infraestructura pública de banda ancha más importante de España y ha dado conexión a territorios poco rentables para las operadoras privadas, al tiempo que ha ayudado a llevar el servicio a todas las poblaciones de más de mil habitantes. Pero ese corte demográfico deja fuera muchos núcleos asturianos: Cerredo, en Degaña, Arenas, en Cabrales, Quintueles, en Villaviciosa, Ortiguera, en Coaña, Sobrefoz, en Ponga… La lista de núcleos de entre uno y 770 habitantes que aparecen en el registro de ‘zonas blancas’ que el ministerio difundió a finales de abril es muy larga y evidencia una brecha que separa territorios urbanos y zonas rurales por todo el país.
La cobertura móvil ayuda a sortear esa divisoria. El Principado, según recuerda la consejería, ha abierto centros de difusión de TDT a operadoras privadas para la extensión de banda ancha móvil 3G, 4G y WiMAX y «estamos poniendo en marcha un procedimiento de declaración responsable que agiliza la autorización de estas coubicaciones en nuestros centros, facilitando aún más el despliegue de los operadores privados en nuestras zonas rurales», donde la conexión vía satélite es siempre una opción: «Proporciona una cobertura universal y las cuotas de alta y abono mensual están en línea con las otras tecnologías, como el ADSL», apuntan desde el Principado.

graficas2-internet
Incentivar la demanda de esta tecnología es, de hecho, una de las apuestas del Gobierno central para llevar la alta velocidad a las zonas rurales. El ‘Plan Satelital’, que se aprobará «en breve», contempla ayudas de 400 a 450 euros para las nuevas conexiones. Con esta iniciativa, que tiene una dotación presupuestaria de diez millones de euros, el ministerio pretende dar cobertura a unos 30.000 usuarios de internet de ‘zonas blancas’. A este respecto, desde la Administración regional señalan que «este plan podrá ser aprovechado por ciudadanos y pequeñas empresas de zonas rurales que no estén cubiertas por las redes de antenas terrestres y es de prever que los asturianos podrán optar a esas ayudas, en función de la disponibilidad presupuestaria y de los requisitos que se establezcan en la convocatoria».

Banda ancha para 2.000 viviendas
Pero este ‘Plan Satelital’ no es la única arma que el Gobierno va a desplegar este año contra la brecha digital geográfica. Hace menos de un mes, el Consejo de Ministros aprobó ayudas destinadas a las operadoras por valor de cien millones de euros (un 58% más que en 2016) para acelerar la extensión de banda ancha de hasta 100 Mbps en zonas rurales. Esta medida, que el ministro Íñigo Méndez de Vigo presentó como «fuente de oportunidades» y herramienta «contra la despoblación», parece tender al cumplimiento del objetivo europeo que prevé la universalización del acceso a internet a 10 Mbps en 2017 y a 30 Mbps en 2020, año para el que se prevé que el 50% de los hogares dispongan de velocidades de, al menos, 100Mbps.
Desde la administración regional, por su parte, continúan las inversiones para extender la fibra óptica a particulares y empresas. Por una lado, se ha aprobado ya un inversión de 355.000 euros para dar cobertura este año a 2.040 viviendas en dieciséis de las 49 localidades que ya cuentan con este servicio. Son Nava, Pola de Laviana, El Entrego, Sotrondio, Blimea, Pola de Lena, Cangas del Narcea, Navia, Puerto de Vega, Moreda, Turón, Luarca, Infiesto, Tapia, Llanes y Vegadeo. Asimismo, está en marcha el estudio económico para llevar la fibra óptica «este mismo año» a las localidades de El Espín (Coaña), Collanzo (Aller) y El Crucero (Tineo) y se prevé que a los once polígonos industriales que ya operan con la red Asturcón se sumen en los próximos meses los de Almuña (Valdés) y Barres (Castropol), en los que se invertirán 102.000 euros. Entre los planes de la empresa pública Gitpa, encargada de la gestión de la red, está también la renovación de la red para aumentar de forma progresiva la velocidad de conexión desde los 100 Mbps hasta los 500 «o incluso de un gigabit por segundo».
Con todo, los proyectos de inversión pública se ven constreñidos por «problemas de carácter regulatorio y competencial». La Unión Europea solo permite a las administraciones actuar en ‘zonas blancas’, pero su identificación, que se apoya en los datos de las operadoras privadas, suscita muchos problemas. Por eso, el Principado, junto a otras comunidades, ha pedido al ministerio una mayor colaboración entre el Gobierno, las autonomías y las entidades locales para determinar esas zonas sin acceso a banda ancha.
Entretanto, las soluciones quedan en manos de particulares, sin dejar al margen el ingenio de los propios afectados. Un ejemplo es el de los vecinos de Yernes y Tameza, que se han presentado al concurso #enREDatupueblo de Hispasat. Con el fin de difundir la tecnología satelital como una alternativa para las zonas rurales con problemas de conexión, la compañía convocó un certamen en el que los aspirantes deben exponer de forma creativa y original cómo es su día a día sin accesos de alta velocidad y cómo cambiaría con una adecuada conexión. Una mejor gestión de los negocios ganaderos y turísticos, una mayor difusión de sus actividades lúdicas y culturales y una mejor interacción social son algunos de los aspectos que destaca el audiovisual preparado por la candidatura de Yernes y Tameza, que compite con otras trece poblaciones españolas por el gran premio de un año de conexión vía satélite con una velocidad de 30 Mbps. El ganador se conocerá este 17 de mayo, Día de Internet.