Te contamos varios sencillos usos de este producto, que puede convertirse en tu gran aliado de belleza.

¿Sabías que el aceite de coco puede ser un gran aliado de belleza?. Es uno de los mejores ácidos grasos para combatir la sequedad de la piel y, utilizado correctamente, puede ser un beneficioso complemento en tu rutina diaria de aseo personal.

Tal y como explican en el canal de belleza Todo Sobre tu Piel, no solo es útil por sus ventajas, sino que sus cualidades, si al bote no le da la luz directa del sol, pueden permanecer años. Eso sí, podría solidificarse, pero para que vuelva a su estado líquido original solo hace falta calentarlo en el microondas.

¿Cómo utilizarlo? Es muy sencillo: puedes aplicarlo directamente en tu piel o añadirlo a tus cremas habituales. Los cosméticos suelen contener mucha agua y por eso al usarlos uno tiene la sensación de que le refrescan, pero al rato se secan y la piel se deshidrata. Esto puede solucinarse agregándoles un poco de aceite de coco.

Por sus nutrientes el aceite de coco también es un gran aliado de las patas de gallo y las arrugas. Solo precisa ser aplicado, a golpecitos, sobre las zonas que requieran tratamiento.

Además puede añadirse a las cremas limpiadoras por su poder antibacterial y actúa en labios resecos porque tiene vitamina E.